Depilación con hilo

La depilación con hilo es una técnica milenaria nacida en Oriente que utiliza un hilo que se retuerce y se enrolla sobre una determinada zona, para así capturar el vello y arrancarlo de raíz. De esta manera, el pelo se debilita y, en consecuencia, crece cada vez más lentamente.

Es un método muy preciso, que elimina incluso los vellos más cortos y finos, por lo que resulta ideal para depilar zonas faciales como las cejas, el labio o el mentón. Al tratarse de una práctica muy antigua, también es una técnica muy natural, que minimiza el dolor y que no causa tantas molestas para la piel. 

Recomendado a…

…personas con la piel sensible que busquen un método de depilación natural para pequeñas zonas, que también resulte duradero y que vaya debilitando el vello progresivamente. 

¿Cada cuánto tiempo debe realizarse?

La frecuencia dependerá de las necesidades de cada tipo de piel y de los gustos de cada paciente. En zonas como el labio o las cejas se puede realizar cada 15 días, mientras que las sesiones en áreas como las patillas o el mentón se pueden espaciar un poco más en el tiempo. 

¿Cuáles son sus principales beneficios?

  • No genera irritación ni corta la piel. A diferencia de otros métodos caseros, la depilación con hilo no irrita ni corta la piel si se realiza por profesionales y con un método adecuado. Es importante destacar que se trata de una técnica que necesita de personal especializado para realizarse, por lo que la principal recomendación es acudir a realizar este tipo de depilación en centros especializados como Dulce Calvo.
  • Elimina vellos cortos y finos. No es necesario esperar a que el pelo tenga una determinada longitud para acudir a realizar depilación con hilo. Esto es especialmente útil para las pequeñas áreas de la cara, donde vellos indeseados y antiestéticos aparecen constantemente.
  • Es una técnica muy precisa. Esto permite lidiar con vellos que son más difíciles de erradicar con otros métodos, como la cera o las pinzas. El hilo permite llegar a las zonas más escondidas y difíciles, sin causar ningún tipo de perjuicio para la piel ni marcas visibles.
  • Debilita el vello. Al arrancar el vello de raíz, este se va debilitando progresivamente y apareciendo de forma más ocasional, de manera débil. No se debe confundir con el efecto de otras depilaciones, como la SHR o la eléctrica, que eliminan el pelo de forma definitiva. Al emplear el hilo el pelo se vuelve más fino, aunque no desaparece del todo.
  • Estimula la microcirculación. Al arrastrar el hilo por la piel, se estimula la microcirculación, facilitando la circulación de sangre por pequeños vasos del aparato circulatorio.
  • No es necesario evitar la exposición al sol. A diferencia de la cera y la depilación SHR y eléctrica, empleando la depilación con hilo no es necesario guardar un tiempo antes de exponerse al sol.

¿Qué pasos deben seguirse después de la depilación con cera?

  • Es recomendable aplicar agua fría o hielo para calmar la piel, que se puede sensibilizar ligeramente tras la depilación, y también para cerrar los poros.
  • Evitar darse baños calientes. Como explicábamos, lo ideal para la piel es que se le aplique frío tras la depilación con hilo. Al emplear agua a altas temperaturas podemos causar enrojecimiento.
  • Evitar exfoliar el rostro durante al menos 4 días después de la depilación, ya que, aunque generalmente no se produce irritación después de aplicar el hilo, la zona puede dañarse al utilizar productos que alteren las capas de la piel.
  • Emplear productos post depilatorios de calidad. Son necesarios para mantener la hidratación tras las sesiones de hilo. Además, ayudarán a refrescar y calmar la piel.
  • No retocarse con pinza. Es desaconsejable, al tratarse de un método que choca con la filosofía natural e indolora que promueve la depilación con hilo. Con el paso de los días irán apareciendo nuevos vellos muy espaciados, y no se recomienda arrancarlos de raíz con pinza, al tratarse de una técnica más agresiva con la piel.

Mitos sobre la depilación con hilo

Al tratarse de una técnica de depilación que es relativamente nueva en Europa, se conocen diversos mitos. Te desmentimos algunos de ellos.

  • La depilación con hilo no es un método lento. A pesar de que se trata de una técnica compleja, en la que la profesional debe lograr un resultado muy preciso, la depilación de hilo en las zonas faciales es uno de los métodos más rápidos. Se estima que en áreas como las cejas, el retirado del vello se realiza en unos 15 o 2o minutos.
  • Este método permite lograr una forma definida. Es habitual escuchar que el efecto del hilo no es similar al de la cera en cuanto a la forma que logra dibujar sobre nuestra cara, por ejemplo, a la hora de elaborar un diseño de cejas. La realidad es que, al tratarse de un método que permite eliminar vello a vello, se le pueden solicitar a la esteticista diseños muy concretos, y esta retirará el exceso de pelo para lograr un arco perfecto.
  • La depilación con hilo puede ser empleada en personas que padezcan acné. No existe ninguna contraindicación para no utilizar el hilo en personas que sufran de granos y comezón. Al contrario: es preferible utilizar esta técnica a otras como la cera, puesto que el calor puede agravar los brotes de acné. Al ser el hilo una opción más natural, las pieles sensibles correrán menos riesgo de irritación, enrojecimiento y apertura de poros.