Depilación eléctrica

La depilación eléctrica es una técnica que consiste en introducir una aguja por debajo de la piel, llegando al folículo del vello, para así aplicar una pequeña corriente que elimina la raíz del pelo. Al destruirse las células germinativas, el folículo pierde su capacidad regenerativa, y el vello desaparece definitivamente.

Esta técnica es una alternativa muy segura y no ofrece ningún tipo de riesgo, siempre y cuando sea realizada por profesionales cualificados. Es habitual utilizar la electrodepilación como método para la eliminación del vello residual, e incluso como complemento a la depilación SHR, sobre todo en pequeñas áreas donde queda vello fino y residual. 

La depilación eléctrica se puede emplear en cualquier zona del cuerpo, tanto facial como corporal, y también en todo tipo de vello, independientemente de su grosor y color (fino, grueso, rubio, pelirrojo, canoso…). No hay ninguna época del año en la que no se pueda aplicar, y los resultados comienzan a notarse a partir de la primera sesión.

Recomendado a…

…personas que buscan tratar el vello restante tras varias sesiones de SHR. También es especialmente recomendado para quienes busquen eliminar las canas o para personas pelirrojas, cuyo vello no es apto para tratarse con SHR.

¿Cada cuánto tiempo debe realizarse?

La frecuencia dependerá de la zona y la cantidad de vello del paciente. En un principio, las sesiones se espaciarán entre 10 y 15 días, para posteriormente alargarse más en el tiempo.

¿Cuáles son sus principales beneficios?

  • Resultados inmediatos. Tras la primera sesión de depilación eléctrica comienza a notarse el pelo mucho más débil y fino.
  • Un efecto definitivo. Al atacar directamente la raíz del vello, con el paso de las sesiones esta deja de aparecer, por lo que las personas que se someten a esta técnica verán que el efecto de la depilación es definitivo y el pelo se cae progresivamente.
  • Se puede aplicar en todo el cuerpo. La depilación eléctrica es apta para emplear en pequeñas zonas como las del rostro (labios, cejas, mentón…) y en áreas más amplias, como piernas, brazos, axilas, ingle, pecho y espalda.
  • Es un método indicado para todos los tipos de pieles. Esta técnica se puede adaptar a las necesidades de cada piel, modificando las corrientes en función del área a tratar, logrando eliminar el pelo de una manera respetuosa y no dañina.
  • Funciona con cualquier tipo de vello. A diferencia de otras depilaciones, como la láser, se puede emplear en todo tipo de vellos, sin importar su grosor y color. De esta forma, son aptos para tratar con electrodepilación los pelos finos y gruesos, oscuros, rubios, pelirrojos e incluso canosos.
  • No genera irritación. A diferencia de otros métodos caseros, como la rasuración, la depilación eléctrica no daña la piel si se realiza por profesionales y con un método adecuado.
  • No provoca manchas. La piel no sufre hiperpigmentación como consecuencia de alterar la densidad de melanina.

¿Qué pasos deben seguirse después de la depilación eléctrica?

  • Evitar la exposición al sol durante al menos un mes. Tras la depilación, especialmente si esta se realiza en zonas faciales, es aconsejable utilizar una crema con factor de protección, para evitar que los rayos UVA penetren en la piel, y evitando así quemaduras, rojeces y manchas.
  • Evitar utilizar prendas incómodas y apretadas. Una vez acabada la sesión la piel estará ligeramente sensible, por lo que es preferible optar por ropa de tejidos naturales y delicados, como el algodón o la seda.
  • A la hora de la ducha, utilizar jabones neutros, evitar el agua extremadamente caliente y secar la piel con suavidad, sin arrastrar la toalla, sino a toques y sin frotar. De esta manera no se generará irritación ni pequeñas heridas.
  • Emplear productos hidratantes  y específicamente post depilatorios. Son necesarios para mantener la piel saludable tras las sesiones de electrodepilación. Además, ayudarán a refrescar y calmar la piel. Es importante que se trate de productos hipoalergénicos y sin parabenos.

Mitos sobre la depilación eléctrica

Esta técnica de depilación es una de las que más mitos acarrea. Te desmentimos algunos de ellos.

  • La electrodepilación no duele. Es habitual escuchar o leer este mito, a pesar de ser totalmente falso. La depilación eléctrica es una de las técnicas más avanzadas del mercado, por lo que las molestias son prácticamente mínimas y resultan soportables para la mayor parte de personas que se someten a ella.
  • Este método no causa quemaduras en la piel. Es falso que se dañen los tejidos de la piel, siempre y cuando se lleve a cabo por profesionales cualificados, con una técnica adecuada y con la aparatología necesaria.
  • La depilación eléctrica puede ser empleada por mujeres embarazadas. No hay ninguna contraindicación, aunque lo ideal es que las profesionales de Dulce Calvo hagan en primer lugar una valoración y determinen si es adecuado proceder a realizar las sesiones durante los meses de embarazo, ya que la piel de las mujeres se vuelve más sensible y en ocasiones las molestias son mayores.